Sostenibilidad. El ejemplo de la arquitectura rural gallega

Fuente: www.hotelescostadamorte.com

En algunas culturas la cocina es un espacio de vital importancia al ser el lugar que, tradicionalmente, se reúnen las personas (sean o no de la familia) para relacionarse de una manera mas o menos distendida. Pero en el caso de la arquitectura vernácula gallega, ésto va más allá: hablamos de los recursos y la sostenibilidad.

Cuando digo “algunas culturas” me refiero incluso dentro de España. De hecho, en algunos lugares la cocina es un espacio que cobra más protagonismo incluso que el propio salón.
Partamos de la base de que soy gallego y, obviamente, conozco muy bien mi propia cultura norocidental de la península, muy parecida al resto de la franja norte del país; allí, no hay casa que no se precie si no tiene una cocina tan grande como el equivalente al 50% del total de la vivienda <risas>. ¿Por qué? Es lógica aplastante: La vivienda tradicional gallega (al igual que muchas de las tradiciones arquitectónicas de muchos lugares del mundo) gira entorno a una morfología que se desarrolla teniendo en cuenta la convivencia de los animales en el mundo rural, la climatología de la zona, el aprovechanmiento de los recursos naturales, etc. (Para los/las que no cocnocen la historia de la vivienda tradicional gallega, ahora explicaré un poco cómo funciona).

Por supuesto, con el avance de la tecnología (que no es sólo la electrónica) las cosas han cambiado mucho, pero no hace muchos años, incluso en los edificios de viviendas de muchas ciudades actuales, se seguían instalando ciertos artilugios que hoy creemos propios de las zonas rurales.

 

La Vivienda Tradicional Gallega

De todos es sabido que en Galicia (y por extensión toda la franja norte de España) el clima no tiene nada que ver con el resto de la península; allí, las condiciones son adversas según el resto de españoles, aunque un ambiente tropical para los europeos del norte. Vale, digamos que el clima es suave… vamos, que no es para tanto… en fin, que es suave todo el año. Pero aun así, cuando llega el frío, hace mucho frío, y cuando llueve, llueve mucho.

 

Fuente: http://www.boutiquehotelspain.com

Por esto, la vivienda se ha ido adapatando a las necesidades de los habitantes hasta el punto de ser un ejemplo a seguir en cuanto a sostenibilidad (de lo que mucho se habla hoy en día) por saber adaptarse a la organización de la familia, los otros miembros que son los animales, la orografía y el clima.

La casa tradicional gallega (con sus diferencias dependiendo de la zona de Galicia donde se ubique) gira entorno a dos espacios principales: la cocina y, aunque suene raro, las cuadras!
Esto se debe que, fíjate tú!, usaban el calor de los grandes animales para calentar la casa, y también el calor del “hogar” (fuego), y sabían que si durante el día no se usaba los dormitorios no era necesario gastar recursos en mantenerlos calientes, y como en la cocina se estaba tan agustito, ¿Por qué un salón? (los salones vinieron despues, en mi opinión menos mal!).

Una estructura organizativa perfecta que dividía la casa en 4 niveles lógicos:

 

Sostenibilidad

Fuente: Turgalicia

– Sótano: Realmente era la bodega donde guardar el vino, siempre con el mismo nivel de humedad, la misma temperatura, al igual que las cuevas castellanas de preciosas bóvedas de ladrillo. También separaba el resto de la vivienda del terreno, algo muy usual en todas las culturas del mundo, y es que ahora viene lo interesante (llamado Adegas).

 

Fuente: Cocinaiarte

– Planta Baja: Aquí se ubicaban la Cocina y las Cuadras.
Esto era así porque entendían que durante el día la vida se hacía en familia, trabajando en el campo, cuidando de los animales, y no era necesario usar las otras dependencias con lo que ellos conllevaba: suciedad en los zapatos, calefacción, etc.. Así, en la cocina siempre estaba encendido el Hogar (Lareira y Forno), que proveía calor para el confort de la familia y para la preparación de los platos. Al tiempo, este hogar proveía de un mínimo de calefacción a la planta superior para mantener ésta libre de humedades y de temperaturas demasiado bajas.
Pero los animales estabas a las puertas de la cocina, y esto era obvio: más comodidad para su cuidado y, lo mas interesante, estos mismos animales proveían el calor necesario para mantener templada la vivienda en la planta superior (a este espacio se le llama Cortello, Corte, Galiñeiro.

 

– Planta Primera: Dormitorios y “excusado”.
Aquí sólo nos encontramos los dormitorios, que eran templados durante el día por los animales y el hogar, y que por la noche era necesario calentar con “calentadores de cama” tradicionales o pequeñas estufas de leña, pero sólo antes de meterse en cama.
El “excusado” era un pequeño espacio a modo de armario donde había un asiento  de madera con un agujero y que fue el antecesor del inodoro. Este gujero comunicaba con la cuadra, en el espacio donde se depositaban también los excrementos de los animales para luego, mezclado con hierbas y paja, crear el estiércol que se usaría como abono para las plantaciones.

 

Fuente: Rafaelius @ Panoramio

– Bajo Cubierta (Buhardilla): Para trastero y las patatas.
En el bajo-cubierta se extendían por el suelo las patatas durante el invierno para protegerlas del exterior y con humedad suficiente para mantenerlas vivas, además de ser el trastero. A este espacio se le llamaba (y se sigue llamando) “Faiado”. A veces también se le praticaba unas oquedades en las fachadas laterales para instalar un pequeño palomar (Pombal).

– Otras estancias

Hay dos espacios fuera de la vivienda para diferentes usos y que son muy representativos: El Pajar para la paja, las gallinas y otros animales pequeños, aperos, etc. (llamado Palleiro o Palleira, o Alpendre entre otros) y el Hórreo (Una construcción de enorme belleza artística que no era mas que el espacio de protección de los cereales).

Fuente: www.euroresidentes.com

Por supuesto, dependiendo de la zona y de las preferencias de los propietarios, la vivienda podía modificar su morfología añadiendo salones, aseos, palomares exteriores, cocheras, embarcaderos en algunos lugares de la costa, etc.

Sostenibilidad

No es un modelo adecuado a las necesidades actuales de la sociedad de la tecnología electrónica y los nuevos hábitos de consumo y sociabilización, pero sí es un ejemplo a seguir para conseguir aprovechar los recursos naturales con un consumo energético casi inapreciable.

Mediante el siguiente gráfico, podemos conocer el funcionamiento de este aprovechamiento natural.

®Rubén Couso



Facebook



Instagram